Y allá a su frente, Estambul


Turquía y el “mar blanco”: el poder turco en el Mediterráneo

Nicolás Palomo Hernández

Tras la Primera Guerra Mundial, la segunda década del siglo XX contempló el fin del Imperio Otomano, que, en su máxima expansión, consiguió dominar gran parte del Mediterráneo (conocido en turco como Akdeniz o “mar blanco”). Los otomanos se extendieron a través de la actual Turquía, Europa Oriental, el área de los Balcanes, y gran parte de Oriente Medio y del Magreb, así como a ambas orillas del Mar Rojo. Un siglo después de su caída, Turquía, heredera simbólica de aquel imperio, parece dispuesta a retomar su influencia en la región.

Turquía, país miembro de la OTAN, ha conseguido consolidarse como un Estado con personalidad geopolítica propia en los últimos años, tanto en sus relaciones con la Unión Europea como en su política de intervención en conflictos regionales. Este giro hacia una política exterior activa responde al liderazgo de Recep Tayyip Erdoğan, presidente de la República de Turquía. Erdoğan, que salió reforzado del intento de golpe de Estado de 2016, adquirió poderes presidenciales novedosos en la historia de Turquía, tras la victoria en las elecciones presidenciales de 2018, posteriores al referéndum constitucional de 2017. Dicha votación, que salió adelante con el 51,41% de los votos a favor, transformó el sistema parlamentario turco en un sistema presidencialista, otorgando al presidente de la República el papel dominante del ejecutivo y reduciendo su control por parte del parlamento.

En primer lugar, la histórica pugna en el Mar Egeo ha mantenido enfrentados a griegos y turcos por la disputa de la soberanía de las islas en ese espacio desde hace décadas. Además, las tensas relaciones greco-turcas también han estado condicionadas por el conflicto chipriota, que mantiene la isla dividida entre la República de Chipre y la declarada República Turca del Norte de Chipre. Sin embargo, la política exterior turca se ha tornado más ambiciosa en los últimos años y es preciso analizar otros puertos para comprender la recalcable presencia de Turquía en el Mar Mediterráneo.

En cuanto a la guerra civil en Siria, la intervención turca se ha centrado en dar apoyos a las facciones rebeldes opositoras al régimen de Bashar al-Ásad. Por esta razón, el régimen sirio ha acusado a Turquía de financiar a terroristas islamistas en Siria, también inmersos en el conflicto. Además de aumentar su influencia en la región, otro de los objetivos de Turquía era evitar la creación de un Estado kurdo independiente, por lo que ha centrado sus esfuerzos militares en el Norte de Siria. El actual avance de las tropas de al-Ásad es contrario a los intereses turcos, no obstante, Turquía consiguió una importante posición respecto a la Unión Europea en relación con la crisis de los refugiados. Mediante un controvertido acuerdo financiero con la UE, Turquía se comprometía a aceptar la llegada de refugiados para reducir el influjo de migrantes en Europa. Esta situación ya fue utilizada por Turquía en 2019 para amenazar con “abrir las puertas de Europa a los refugiados” en caso de que la Unión Europea le impusiera sanciones a Turquía tras sus acciones contra el pueblo kurdo tras la retirada de las tropas estadounidenses en Siria. 

Sin embargo, el interés y los esfuerzos turcos se centran actualmente en Libia, donde su intervención en el conflicto puede ser determinante y puede consolidar el poder de Turquía en el Mediterráneo. Turquía apoya en Libia al Gobierno de Acuerdo Nacional en Trípoli (al oeste de Libia), liderado por Fayez al Sarraj y auspiciado por la ONU tras el Acuerdo Político Libio en 2015. Por su parte, en Tobruk (al este de Libia), se encuentra el gobierno de la Cámara de Representantes, controlado por el anti-islamista Jalifa Haftar y sus tropas, el autodenominado Ejército de Liberación Nacional. La intervención turca, mediante el envío de mercenarios sirios y apoyo financiero y militar, fue decisiva para frenar el avance de las tropas de Haftar sobre Trípoli, alterando así el destino de la guerra. El avance de la facción del Gobierno de Acuerdo Nacional en Libia no ha sido vista con buenos ojos por las potencias que apoyan a Haftar en el conflicto, como Rusia, Emiratos Árabes o Egipto, que ya ha amenazado con una intervención egipcia en caso de que las tropas apoyadas por Turquía avancen hasta Sirte.  

Erdoğan y su partido (Partido de la Justicia y el Desarrollo – AKP), de carácter conservador islamista moderado, han supuesto un considerable aumento de la influencia del islamismo en la política interior y exterior turca. Prueba de ello es que, tanto en Siria como en Libia, Turquía ha sido acusada por sus rivales (al-Ásad y Haftar, respectivamente) de favorecer a los grupos islamistas en sendos conflictos. Turquía también parece dispuesta a ganar influencia en Túnez y se ha acercado recientemente a Ennahda, el partido islamista moderado tunecino. Del mismo modo, Turquía ha aprovechado la cercanía con Trípoli para enviar apoyo militar a través de Túnez al Gobierno de Acuerdo Nacional libio.

El interés turco por ganar influencia en regiones que antiguamente formaron parte del Imperio Otomano, sumado a la concentración del poder en Erdoğan y a su creciente islamismo, es entendido por numerosos autores como una estrategia de “neo-otomanismo” por parte de Turquía. Se inaugura así una alternativa al histórico “kemalismo” promovido por Mustafa Kemal Atatürk, “padre de los turcos” y primer presidente de la República de Turquía, que abogaba por la consolidación de un Estado-nación turco democrático y secular. De esta manera, la creciente influencia de Turquía en el Mediterráneo no se presenta tan solo como la demostración de una política exterior turca más activa en la región, sino como una representación de profundos cambios estructurales más ambiciosos promovidos por el ejecutivo turco en los últimos años.

Comments are disabled.

This website uses cookies to improve performance and enhance your user experience. Review our Privacy policy to learn more. More Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close